Financiar nuestro futuro: dotación de recursos para los movimientos feministas que promueven la acción por el clima

Mama Odari, Mama Cash Grantee Partner

Informe sobre políticas de financiación climática de Mama Cash y el Fondo de Igualdad

Resumen ejecutivo

Los movimientos feministas están promoviendo soluciones climáticas, aportando enfoques fundamentales y creando iniciativas para promover la justicia climática a nivel local, nacional, regional e internacional. A medida que aumenta la inversión de los gobiernos y las entidades filantrópicas en la financiación climática, aumenta el reconocimiento de la intersección entre la igualdad de género y la justicia climática. Además, hay una mayor comprensión sobre el papel de las organizaciones locales en la adaptación, la mitigación y la búsqueda de soluciones para las causas subyacentes a las crisis. Pese a ello, las organizaciones lideradas por mujeres, niñas y personas trans o intersexuales siguen sufriendo una carencia extrema de financiación.

Necesitamos muchas estrategias de financiación creativas y diversas para hacer frente a la urgencia y la gravedad de la crisis climática y su impacto desproporcionado sobre las mujeres, las niñas y las personas trans e intersexuales del Sur Global.  Dotar de recursos a los movimientos feministas es un método esencial e infrautilizado para alcanzar los ambiciosos objetivos políticos de la justicia climática, la justicia de género y el desarrollo sostenible. 

La buena noticia es que ya existen las infraestructuras necesarias para su financiación. Los fondos de mujeres de todo el mundo ya brindan apoyo y conceden recursos a los movimientos feministas que emprenden acciones climáticas sólidas, transformadoras y sostenibles. Este informe expone los argumentos a favor de usar la financiación climática para dotar de fondos a las organizaciones y los movimientos feministas y destaca a los fondos feministas como entidades y mecanismos clave para esta estrategia. Esto demuestra que:

  • Muchas organizaciones feministas trabajan de forma eficaz con la intersección entre la igualdad de género y la justicia climática. 
  • Los movimientos y las organizaciones feministas están impulsando acciones de adaptación y mitigación climáticas. 
  • La labor de los movimientos feministas es compleja y gradual, aunque se pueden observar resultados tempranos y medibles.
  • Pese a que a muchas entidades financiadoras les preocupan los «riesgos» de respaldar a actores climáticos menos convencionales, corremos un riesgo mayor si no dotamos de fondos a los movimientos feministas que impulsan una acción por el clima transformadora. 
  • Las actividades climáticas de los movimientos y las organizaciones feministas pueden crecer de manera progresiva.

Este informe culmina en una serie de acciones concretas en aras de que los donantes gubernamentales cumplan sus compromisos de promover la justicia climática y de género, además de garantizar que los fondos lleguen al plano local. 

Siete acciones tangibles  

  1. Lo mínimo es cumplir las metas de financiación climática, desarrollo sostenible e igualdad de género existentes y garantizar que la financiación climática se incluya como categoría adicional en los presupuestos de AOD.  
  2. Aumentar a un 88 % la proporción de la AOD para el clima que contribuya a los objetivos de igualdad de género y velar por que alcanzarla sea el objetivo principal del 15 % de estos fondos. 
  3. Dirigir un mayor porcentaje de la financiación total de la sociedad civil a las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres y de las personas LBTQI, sobre todo a las de países del Sur Global y a las que estén lideradas por los grupos que sufren la exclusión estructural. 
  4. Hacer un seguimiento e informar sobre el porcentaje de la financiación climática de concesión directa dirigida a las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres y de las personas LBTQI del Sur Global, además de establecer metas concretas para incrementar esta cifra de forma considerable (por ejemplo, multiplicándola por cuatro en los próximos cuatro años). 
  5. Aumentar el porcentaje de financiación climática concedida mediante mecanismos transparentes, accesibles y centrados en las concesiones que velen por los derechos humanos y se adhieran a los compromisos establecidos en el Acuerdo de París y la Guía de la OCDE sobre cooperación para el desarrollo. 
  6. Cuando sea imposible la financiación directa, cooperar con los fondos feministas y de mujeres en igualdad de condiciones y desde la confianza en aras de conectar con un amplio abanico de organizaciones que trabajen con distintas intersecciones y a varios niveles.  
  7. Profundizar en la colaboración con el activismo feminista por el clima, lo que incluye promover su participación significativa en los diálogos y la toma de decisiones sobre financiación climática, con el fin de posibilitar un mayor entendimiento de la intersección entre la igualdad de género y el medioambiente

¿Qué son los fondos de mujeres? 

Cuando hablamos de «fondos de mujeres» y de «fondos feministas» en este informe, nos referimos a un grupo concreto de organizaciones creadas con el objetivo de dotar de fondos y brindar apoyo a los movimientos feministas. Estos fondos emanan, rinden cuentas y están integrados en los movimientos a los que sirven. Consiguen llegar hasta las organizaciones de base de defensa de los derechos de las mujeres y las personas LBTQI (lesbianas, bisexuales, trans, cuir e intersexuales) y suelen priorizar a los grupos a los que no se los dota de recursos suficientes o a los que se somete a una exclusión estructural. Habida cuenta de su lugar en el seno de los movimientos feministas, un rasgo fundamental de los fondos de mujeres es la relación especial que tienen con sus copartes, que se basa en la confianza en que estas son las verdaderas expertas en los múltiples retos interconectados a los que se enfrentan y sus soluciones. Este tipo de relaciones permite a los fondos de mujeres ofrecer una financiación básica, flexible, predecible y a largo plazo, además de apoyo en forma de fomento de la capacidad, creación de redes y aprendizaje mutuo, entre otros.

Prospera, la Red Internacional de Fondos de Mujeres, se compone de 47 fondos y, entre todos, conceden subvenciones en más de 172 países que ascendieron a más de 214 millones de dólares en 2020. Es una red política global de fondos feministas y de mujeres independientes que propician la transformación mediante la dotación de recursos, el apoyo y el acompañamiento a los movimientos liderados por mujeres, niñas y personas trans, intersexuales y no binarias, además de a colectivos, sobre todo del Sur y el Este Global.

lea el informe completo aquí

Continue Reading

Move with Us

Support the Equality Fund’s work worldwide

Accelerate the power of women, girls, and trans people everywhere.
Donate Now